miércoles, 2 de julio de 2008

CUIDADOS PALIATIVOS CON CANCER CERVICO UTERINO TERMINAL

Para las mujeres con cáncer de cuello uterino terminal, lo mejor que se puede hacer es brindar atención paliativa para aliviar los síntomas y ayudar de esta forma a la mujer y a su familia.

El cuidado paliativo es la atención total y activa que se brinda a una persona con una enfermedad terminal, que se acerca al final de su vida. El cuidado paliativo incluye el apoyo a pacientes cuya enfermedad se encuentra en un estado avanzado y que no responde a los tratamientos curativos; esto incluye la provisión del cuidado para enfermedades terminales.


El cuidado paliativo:
• Considera la muerte como una parte normal del ciclo vital.
• No acelera o retrasa la muerte.
• Brinda alivio al dolor y a otros síntomas que perturben a las personas.
• Incluye aspectos psicológicos, sociales y espirituales en la atención.
• Ofrece un sistema de apoyo para ayudar a los enfermos a vivir tan activamente como sea posible.
• Ofrece un sistema de apoyo para ayudar a los miembros de la familia en su proceso de pérdida y tristeza.


Entre los principios de los cuidados paliativos se encuentran:

• Dar apoyo emocional, social y espiritual. Las mujeres con cáncer cervicouterino terminal pueden sentirse aisladas, ansiosas, enojadas y deprimidas. Estos sentimientos pueden influir negativamente en la percepción del dolor por parte de la paciente y en su capacidad de tratarlo. Contar con alguien que la escuche y le preste apoyo puede aliviar estos sentimientos y contribuir a sobrellevar el dolor y otros síntomas físicos.

• Contribuir a prevenir y tratar el dolor y los síntomas. Muchos problemas físicos pueden prevenirse o tratarse coordinando esfuerzos entre la familia de la paciente, quienes la cuidan y el personal asistencial. Quienes cuidan a la enferma se ocupan de cosas prácticas para que esté cómoda.

*morfina: La morfina es el analgésico opioide más fuerte que está disponible. Solamente debe ser usada si los medicamentos descritos anteriormente ya no son efectivos. Debido a que es muy efectiva, se debe hacer todo el esfuerzo posible para asegurar que esté disponible para las mujeres con cáncer cervico uterino terminal y con dolores severos que no pueden ser controlados por otros analgésicos. Como la codeína, la morfina debe ser tomada “controlando con el reloj” y no solamente cuando la paciente se queja de dolor. Debido a que la morfina causa estreñimiento, las pacientes que la toman también deben usar laxantes, consumir una dieta alta en fibra y beber suficiente líquido. Las náuseas y vómitos son otro efecto secundario común, aunque pueden disminuir después de transcurridos algunos días. Los signos de que se está administrando demasiada morfina incluyen: respiración débil, inconsciencia, estado de coma, falta de respiración. Como en el caso de la codeína, en algunos lugares, el médico puede indicar naloxona inyectable para reducir los efectos de la sobredosis.

• Ayudarse a las Mujeres Enfermas a Mantenerse Activas e Involucradas.
La mayoría de las mujeres con una enfermedad terminal desearán mantenerse involucradas en las actividades y tomar decisiones sobre su vida por todo el tiempo que sea posible. Una de las cosas más difíciles para una mujer que está enferma es sentir que está perdiendo el control sobre lo que le está pasando. Las personas que la cuidan pueden pensar, con las mejores intenciones, que deben tomar todas las decisiones sobre la vida de la mujer mientras ella está enferma. Esto puede ocasionar que no dejen a la mujer tomar decisiones
importantes o le impidan continuar con sus actividades regulares simplemente por tratar de protegerla. Al contrario, las mujeres enfermas deben ser incentivadas a permanecer involucradas en todas las actividades normales de su vida previas a la enfermedad, como ser mantenerse activas socialmente y participar en los eventos de la comunidad, en la medida que lo deseen.
Algunas mujeres querrán tomar sus propias decisiones sobre qué debe ocurrir hacia el fi nal de sus vidas o después de su muerte. Una mujer muy enferma puede tener opiniones definidas sobre el tipo y cantidad de medicina que se le administra. Asimismo, puede querer hacer planes especiales para sus hijos/as, o puede tomar decisiones sobre el tipo de ceremonia que desearía después de su muerte, como por ejemplo, puede desear que se canten cierto tipo de canciones o se recen oraciones de su preferencia.
Ayudar a una mujer a mantenerse involucrada en las actividades y en la toma de decisiones puede hacerla sentir que tiene control sobre su vida en constante cambio. Durante la última fase de su vida, una mujer con cáncer cervico uterino puede perder su independencia y su posición social en la comunidad, y su rol en la familia puede cambiar. Ayudarla a lidiar con
todas estas pérdidas y cambios puede ser un servicio invaluable.


Apoyar a quienes cuidan a las enfermas. Una piedra angular de la atención paliativa es dar apoyo práctico y emocional a quienes cuidan a estas enfermas cuando se encuentran cansados o molestos, y ayudarles a entrar en contacto con grupos de la comunidad que puedan prestar más apoyo. También puede serles de ayuda tener los necesarios suministros médicos, comprender cómo progresa la enfermedad y saber cómo administrar los medicamentos apropiados.

• Ayudar a prepararse a morir con dignidad. El apoyo en la fase de tristeza y afl icción es muy importante. Hay que comunicar honradamente a la paciente, sus familiares y amigos cómo progresará la enfermedad. Los familiares y amigos tal vez deseen ayuda con cuestiones prácticas después de la defunción, y quizá quieran exponer su pena al profesional de atención paliativa.


El proceso del duelo.
El duelo es el proceso de aceptar una pérdida. El proceso del duelo se inicia una vez que la mujer enferma y su familia se dan cuenta que ella está muriendo. El proceso puede involucrar emociones muy fuertes. A veces, los sentimientos de lamento y pérdida pueden ser tan abrumadores que una persona no puede continuar con su vida de manera normal,
la persona que experimenta estos sentimientos puede sentir una gran pena que ocasione depresión. El apoyo recibido de otras personas es muy importante en esta situación. El apoyo puede recordar a la gente que atraviesa este proceso que estos son sentimientos normales y que todavía hay muchas cosas buenas que quedan por experimentar en la vida.
Simplemente sentarse a escuchar y tomar las manos de la persona que sufre puede ser de mucha ayuda.